Aprendí

Que hay cosas que el dinero no puede comprar.

Que hay amistades que por más que el tiempo y la distancia las separen, nunca se van a acabar.

Que viajar te abre la mente.

Que hay muchas formas de ver las cosas y que cada persona definitivamente es un mundo.

Que el mundo es tan pequeño que se puede recorrer pero tan grande que ni doce vidas te alcanzan para acabar de conocerlo.

Que la naturaleza es perfecta en sí y que cuando hay luna llena el mar le tiembla.

Que nuestros ojos son los filtros de nuestra alma y que es posible tomar una foto con un abrir y cerrar de ojos.

Que venimos del mar y que nos une un mismo color.

Que existen miles de lenguas pero que también existe un lenguaje universal.

Que hay un Dios y que todos los días nos enciende el Sol para que su luz guíe nuestros caminos y lo apaga todas las noches para dejarnos descansar…

Y al siguiente día poder apreciar la belleza de un atardecer en la costa de Italia.

 

//A

Infidelidad

Y fué un día así que entendí que la gente no se conforma con ser feliz.

Todos vivimos para buscar algo mas que solo eso. Y como todo, ese ‘algo mas’ es relativo.

Esto, lo descubrí ayer. Estaba saliendo de un bar. Caminaba como cualquier otro día hubiera caminado. Me acompañaba mi mejor amiga. Mis ojos, a pesar de ver borroso, lograron enfocarse en una figura que estaba a unos cuantos metros a mi derecha. La figura se tambaleaba mientras caminaba y de pronto el alcohol se me fue de la cabeza a los pies. Logré identificar a un hombre que caminaba hacia una mujer. La mujer tenía una docena de rosas rojas en la mano, que al parecer fueron su trofeo de la noche. El hombre llego hasta ella, le sujeto la cintura mientras que ella llevaba su mano desocupada a su cara y la otra a su espalda. Me paralicé. Mis piernas no lograban dar un paso más y mis manos instantáneamente corrieron a mi boca. Como era de esperarse, se empezaron a besar mientras a mi se me escapó la voz. Quería gritar pero el único ruido que salía de mi boca era silencio.

Esa figura extraña, tenía una esposa, tres hijos y toda una vida por delante. No solo estaba él perdiendo su fidelidad hacia su esposa, sino que yo perdía un pedazo de mi inocencia.

En una caja de cristal

Me perdí en el camino a la perfección.

Me negué tratando de olvidar mi humanidad.

Me ignoré mientras buscaba ser feliz.

Y en ese mundo

donde los halagos te hacen grande

donde los aplausos te excitan

donde los premios te elevan,

caí.

Caí tan fuerte que se me hizo difícil

levantar tantos pedazos de mí.

La carga mas pesada son las expectativas

cegarte a tus errores

reprimir tus emociones.

Dicen que entre mas alto vueles,

mas dura es la caída.

y que entre mas peso cargues,

mas te cuesta caminar.

Después de que me perdí, me encontré.

Solté, acepté, abracé.

 

//A

Quemas

Me quemas me ardes me besas me callas

No hablas, te escucho. No tocas, te siento.

Me quemas sabiendo sin consciencia, a oscuras

Te veo sin luz, me ciegas. Me quemas.

Vicio ciclo éxtasis

Cierro los ojos y veo. Abro los ojos y siento.

Fuego, cenizas, lumbre. Arde, quema, huele.

Sin ser, somos.

Somos fuego, somos lumbre.

 

//A

Carretera

  • Eras mi demanda de deleite
  • Extasis en mis venas
  • La sensación del viento en mi cara
  • La aceleración de mis sentidos
  • Mi sed de euforia
  • No eras mas que una necesidad
  • El aire de sentirme viva
  • El misterio de la espera
  • La intriga del secreto
  • El delirio de la adrenalina
  • Siempre algo nuevo
  • Una ruleta de emociones
  • Siempre lo mismo,
  • Pero nunca una rutina.

//A

Post Tenebras Lux

Después de las tinieblas viene la luz. Hay que tocar fondo para volver a la superficie. Después del ahogo me di cuenta de que había llegado a mis limites. Y esos limites tenían como consecuencia perderme a mí misma en un mar de incoherencia y de desesperación por encontrar algo que estaba en el lugar mas alejado de donde yo estaba. No todos tenemos los mismos limites.

En mi caso mis  limites no son los mas extremos pero fueron suficientes para que buscara redención. Y después de la angustia y del sofoco que es tocar fondo, buscas oxigeno y te das cuenta de que el oxigeno no te lo va a dar nadie que no seas tu misma. Que la independencia es necesaria para tomar control de tus cartas; para ser dueña de ti misma. Y que cuando te desencadenas de esclavitudes banales, encuentras una felicidad más pura que la risa de un niño.

La experiencia de la obscuridad te da la certeza de querer la luz. La experiencia del ahogo te da la necesidad del respiro. La experiencia de la soledad te hace más fuerte. La experiencia del vicio te invita a crear hábitos. Y es así como te encuentras a tí mismo después de haberte perdido, pero sin haberte rendido.

Adiós

No quiero. No quiero decirte adiós. No quiero dejar ir todo lo que viví junto a ti, todo lo que me hiciste sentir. No quiero dejar ir esa parte de mí. No quiero cegarme y decirme que no vi nada en tus ojos. Que no vi un rayo de esperanza que me gritaba que en el fondo de tu corazón tu también quieres lo mismo que yo. No quiero anestesiarme y temporalmente renunciar al dolor. No quiero.

Que difícil es cerrar un ciclo que se volvió mucho mas que eso. Que difícil es pausar el reloj que tanto tiempo te contó el tiempo. Que difícil es renunciar a lo que quieres, dejar ir lo que tienes. Que difícil es forzarte a escapar de lo que sueñas y de lo que te hace despertar cada mañana sabiendo que hay alguien a tu lado que te ama.

Lo bueno de algo difícil es que no es imposible. No va a ser imposible olvidarte. No va a ser imposible renunciar a mis sueños ni a mis recuerdos. El tiempo lo cura todo y el tiempo lo dice todo. Tic, toc, tic, toc, tic, toc, tic, toc… Una mañana te despiertas y no dejas de sentir algo. Sino que ahora sientes algo nuevo. Una nueva oportunidad de soñar nuevos sueños y de vivir nuevos recuerdos. ¿Cuánto falta? No lo sé. Pero tarde o temprano cerrare este ciclo. Y por ahora, lo único que me queda es forzarme a decirlo. Adios.

 

//A

Sexto sentido

Cuando todos tus sentidos se convierten uno.

Cuando tus ojos, oídos, boca, nariz, piel,

Se unen y puedes ver a través de las barreras que los encadenan

Cuando puedes sentir con algo mas que tu cuerpo

Cuando tu alma te habla y se miran fijamente

Y tu la escuchas y la sientes y la hueles.

Cuando sientes amor y lo ves por primera vez

y lo escuchas hablar y tu corazón palpita y tu respiración se agota

Cuando tienes miedo y no quieres verlo

y escuchas sus gritos y tiemblas y tus pulmones se intoxican.

 

//A