Too Cliché

Hoy amanecí extrañándote más que siempre.
Será que te soñé.
Pensando atrás, contigo aprendí tantas cosas. Aprendí a ser fiel, y a confiar. Si no hay confianza, no se que hay.  Aprendí lo mucho que las palabras hieren y lo mucho que pueden componer;
Pero que en realidad las acciones son lo que cuentan.
¿Qué valor puede tener una palabra -que se la lleva al viento- contra una acción?
Aprendí a no juzagar a los demás y a ser paciente como tú. Y a poner buena cara en malos ratos. Y a ser amable con cualquiera.    Y a tomar las cosas con calma. Aprendí a analizar la vida y las situaciones de una manera mucho más positiva. También aprendí a tomar café. Y a vivir la vida sin dietas. Y hasta aprendí a leer en francés.
En fin, contigo cambió mi manera de vivir, de amar y de verme a mí misma.
Pero sobre todas las cosas, aprendí que hay que saber dejar ir.

 

(Por que de haber sabido dejarte ir en el momento oportuno, tal vez nos hubiera quedado toda una vida para seguir aprendiendo el uno del otro.)

 

//A