Adiós

No quiero. No quiero decirte adiós. No quiero dejar ir todo lo que viví junto a ti, todo lo que me hiciste sentir. No quiero dejar ir esa parte de mí. No quiero cegarme y decirme que no vi nada en tus ojos. Que no vi un rayo de esperanza que me gritaba que en el fondo de tu corazón tu también quieres lo mismo que yo. No quiero anestesiarme y temporalmente renunciar al dolor. No quiero.

Que difícil es cerrar un ciclo que se volvió mucho mas que eso. Que difícil es pausar el reloj que tanto tiempo te contó el tiempo. Que difícil es renunciar a lo que quieres, dejar ir lo que tienes. Que difícil es forzarte a escapar de lo que sueñas y de lo que te hace despertar cada mañana sabiendo que hay alguien a tu lado que te ama.

Lo bueno de algo difícil es que no es imposible. No va a ser imposible olvidarte. No va a ser imposible renunciar a mis sueños ni a mis recuerdos. El tiempo lo cura todo y el tiempo lo dice todo. Tic, toc, tic, toc, tic, toc, tic, toc… Una mañana te despiertas y no dejas de sentir algo. Sino que ahora sientes algo nuevo. Una nueva oportunidad de soñar nuevos sueños y de vivir nuevos recuerdos. ¿Cuánto falta? No lo sé. Pero tarde o temprano cerrare este ciclo. Y por ahora, lo único que me queda es forzarme a decirlo. Adios.

 

//A

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *